tratamiento de aguas

Así se depura el agua: te contamos algunas de las técnicas más punteras

¿Qué pasa con el agua de una fábrica cuando ya ha cumplido con su ciclo? Evidentemente lo de los añejos vertidos a los ríos queda descartado de todas a todas. La política que se persigue ahora es la de vertido cero, con la idea de que todo agua pueda ser reutilizada o reintegrada al medio ambiente sin perjudicarlo. Empresas especializadas como Condorchem aplican procesos altamente complejos para que eso sea posible.

 

Técnicas punteras aplicadas al agua

Depurar el agua industrial es un proceso que consta de varias fases y por ello se habla de tratamiento primario, secundario y terciario. Y en cada uno de estos pasos hay unas técnicas u otras que se aplican para conseguir determinados objetivos: eliminar los sólidos, acabar con las materias orgánicas presentes en el agua…

Por eso, para cada objetivo concreto, se usan técnicas tan especializadas como éstas.

 

Intercambio iónico

Se usa cuando se necesita eliminar sales en bajas concentraciones, por ejemplo. ¿En qué consiste el intercambio iónico? Pues se usan resinas de intercambio iónico, un material capaz de retener de forma selectiva los iones que están disueltos en el agua y de mantenerlos unidos a la superficie, sólo de forma temporal. Finalmente los cede a una solución que es un regenerant muy potente. Y con ello las sales quedan neutralizadas.

 

Adsorción

Primero hay que pensar que la adsorción es una capacidad presente en ciertos materiales y que consiste en la posibilidad de fijar en su superficie moléculas orgánicas, que se extraen cuando están en fase líquida. Durante el proceso de adsorción se captan las sustancias solubles que estén en la superficie de un sólido (siempre que el soluble a eliminar pueda concentrarse en su superficie). Dicho esto, ¿en qué casos se usa la técnica de la adsorción? Pues se aplica para eliminar cosas tan específicas como los hidrocarburos aromáticos nitrados o los fenoles mientras que a nivel más general resulta altamente efectiva para combatir olores, colores y sabores en el agua. Y el adsorbente más usado es el carbón activo, de ahí que muchas veces se conozca a esta técnica puntera por el nombre de “adsorción en carbón activo”.

¿Sabías lo complicado que es el proceso de purificación del agua? ¿Habías oído hablar de técnicas como el intercambio iónico? Si te ha parecido interesante el post, compártelo entre tus contactos en redes sociales.

Deja un comentario