Blefaroplastia láser vs blefaroplastia tradicional.

Seguramente llegados a este punto el termino blefaroplastia no te sea del todo desconocido. Si te quieres someter a algún retoque estético, seguramente estas investigando las diferentes posibilidades. La cirugía de parpados o blefaroplastia se puede realizar de dos maneras: blefaroplastia láser o la tradicional. Un procedimiento con herramientas quirúrgicas tradicionales como el bisturí.

Debido a que un gran número de pacientes tienen dudas respecto a la diferencia de estos dos métodos, hemos desarrollado este articulo para explicar la diferencia entre una blefaroplastia láser sin cirugía utilizando rayos láser y la cirugía de parpados tradicional.

¿Qué es la Blefaroplastia láser?

La cirugía de parpados laser es un procedimiento quirúrgico realizado en los parpados con un láser. Esta técnica es efectiva tanto para los párpados superiores como para los inferiores. Esto significa que los pacientes pueden quitarse esas bolsas tan desagradables que se forman en los parpados inferiores, así como también contornear los párpados superiores para dar una imagen más fresca y juvenil. Este tratamiento ayuda a los pacientes a deshacerse de la apariencia cansada, de los ojos caídos o hinchados. Ojo, no olvides que la cirugía de párpados láser no es lo mismo que el rejuvenecimiento cutáneo con láser, este es un procedimiento diferente.

¿Qué me va mejor a mí… la cirugía o la blefaroplastia láser?

Para poder responder a esta pregunta es importante tener en cuantos muchos factores, ya que dependiendo de la pericia del cirujano, ambos tipos de procedimientos son capaces de lograr resultados saludables, naturales y fantásticos. Además, los precios de cada uno son más o menos similares, así que no tomes una decisión únicamente basándote en el precio final de estos. La mayor diferencia entre estos procedimientos es que con la Blefaroplastia láser, es el CO2 el que sellas los vasos sanguíneos, mientras que con el bisturí no.  

Sellando los vasos con CO2 se producen menos hematomas y se reduce la hinchazón, lo que no solo beneficia al paciente en su post operatorio sino que también es mejor para el cirujano en el momento de la toma de decisiones durante el procedimiento. Por lo tanto, si visitas a un buen médico con mucha experiencia en este ámbito, teniendo en cuanto lo anterior y considerando que el tiempo de recuperación es menor, igual te conviene más una cirugía con láser. No olvides que como en todo, lo mejor es consultar directamente con tu doctor. Recuerda que cada paciente tiene diferentes necesidades.