CIGARRILLO-ELECTRONICO-2

El cigarrillo electrónico es capaz de reducir el daño que produce el tabaco

El Real Colegio de Médicos del Reino Unido presentó en Sevilla un informe llamado “Nicotina sin humo: reducción del daño del tabaco”. Una de sus principales conclusiones es que los cigarrillos electrónicos pueden tener beneficios para el sistema de salud pública. Desde la introducción del cigarrillo electrónico el uso ha tenido una gran discusión a todos los niveles, este informe ha concluido en base a las últimas evidencias científicas lo siguiente:

  •         Se puede descartar al cigarrillo electrónico como una puerta de acceso al tabaquismo: En el Reino Unido su uso se limita casi en exclusiva a los que consumen tabaco, algo que también ocurre en nuestro país.
  •         Usar cigarrillos electrónicos no hace normal el acto de fumar: No existen evidencias claras de que las terapias que se realizan para sustituir la nicotina ni los cigarrillos electrónicos supongan una normalización del consumo del tabaco. Son unos productos que no atraen a personas no fumadoras.
  •         Es una ayuda para dejar de fumar: El cigarrillo electrónico ha demostrado ser útil para dejar de fumar, ya que es una motivación para los fumadores que por otros medios ni lo habrían intentado, además que cuenta con un porcentaje de éxito más elevado que otros tratamientos.
  •         Sin grandes efectos dañinos para la salud a largo plazo: No se debe evitar la posibilidad a largo plazo de los daños de los cigarrillos electrónicos en nuestra salud, pero según los estudios científicos es un daño mínimo y menor que el que se produce derivado del consumo del tabaco. No es posible por el momento estimar de forma precisa los riesgos a largo plazo. Lo que con los datos en la mano se indica es que los riesgos se reducen en un 95% si los comparamos a los del tabaco.

Lo que sí reconoce el informe es que este tipo de productos necesitan una regulación equilibrada, la cual no debería desincentivar que se desarrollen y usen productos que reducen los daños para los fumadores. Se debe reforzar la seguridad del producto, pero debe permitirse y animarse a que los fumadores se pasan a utilizar el cigarrillo electrónico en vez del tabaco.

Según John Britton, este informe intenta clarificar todo tipo de dudas sobre este tipo de dispositivos, dando como conclusión que una regulación adecuada puede hacer que los cigarrillos electrónicos sean un arma eficaz a la hora de prevenir la muerte prematura y las diversas enfermedades que causa de manera directa o indirecta el tabaco.

 

Deja un comentario