respuestos lavavajillas

Facilitate la vida: ¡hazte con un lavavajillas!

El lavavajillas es la típica cosa que no sabes lo útil que es hasta que te haces con ella. Pasa lo mismo con servicios como Google Maps: todos íbamos perfectamente mirando la guía en papel de la ciudad que llegaba cada año a casa pero, una vez descubierto lo práctico que es tener los mapas en el móvil y poder trazar rutas y todo lo demás… ¿quién quiere volver al mapa de papel? Pues eso pasa con el lavavajillas.

Antes de tenerlo quien más quien menos hace el esfuerzo de sacrificarse y levantarse después de comer para enjabonar, enjuagar y secar los platos (y todos los cacharros que hayamos usado para cocinar)… pero una vez descubrimos lo estupendamente fácil que es meterlo todo en el lavavajillas y darle a un botoncito, ¿quién quiere volver atrás?

Además el invento (¡gran invento!) te va a durar mucho tiempo con un mantenimiento mínimo y, en caso de que un día te falle, con los repuestos lavavajillas no vas a tener que gastar más que lo mínimo para volver a disfrutar de tu aliado fiel.

Los 5 principales tipos de lavavajillas

La OCU (Organización de Consumidores y Usuarios) es siempre una buena guía para elegir qué producto comprar y, si eres socio, puedes ver sus comparativas entre modelos. Aunque antes que eso igual te interese saber los principales tipos de lavavajillas que vas a encontrar en el mercado.

 

Compacto independiente

Su principal ventaja es que tiene dimensiones reducidas, por lo que es ideal para pisos pequeños o para personas que viven solas, que no necesitan lavar demasiada vajilla ni quieren que el lavavajillas les ocupe demasiado espacio.

 

Integrable

El lavavajillas integrable es la opción de muchas personas preocupadas por el diseño, que no quieren que el electrodoméstico quede como una pieza suelta en la casa. Con un integrable el lavavajillas se integra en el mobiliario de la cocina y pasa desapercibido entre el resto de elementos de la cocina. Como opción estética es bastante interesante. Además tiene un panel de control por encima de la puerta del mueble, por lo que se puede acceder directamente.

 

Independiente

Como su propio nombre dice, este tipo de lavavajillas es independiente, por lo que no tiene que ser integrado. Así puede ser instalado en cualquier lugar de la casa sin tener que hacer obra o prever un espacio para su colocación.

 

Completamente integrable

El opuesto al lavavajillas independiente y una gran baza para los que quieren tener un lavavajillas pero que no se vea. Como el integrable, se instala entre el mobiliario que tenga la cocina y, a diferencia de éste, el panel no es visible sino que queda oculto tras la puerta del mueble. No hay nada más estético que un lavavajillas de este tipo.

 

Y tú, ¿tienes lavavajillas? ¿De qué modelo y qué resultados te ha dado? ¿Has necesitado alguna vez los repuestos lavavajillas? Esperamos tus opiniones. El apartado de comentarios es tuyo.

Deja un comentario