Relación dentista paciente

La relación del higienista dental con el paciente

“No es suficiente con enseñar el diagnóstico de la enfermedad y cómo curarla; debemos enseñar a los pacientes sobre la salud y cómo mantenerla” (Hipócrates). Un concepto que queda remarcado a la perfección en la profesión del higienista dental con los pacientes. ¿Has escuchado alguna vez hablar sobre esta figura profesional? ¿Estás pensando en hacer un curso de higienista dental? ¡Te damos algunas recomendaciones!

El trabajo del higienista dental se centra en la prevención y cuidado de las enfermedades de los dientes. Al fin y al cabo, se trata de un trabajo entre el paciente y el higienista para que los dientes estén sanos durante toda la vida. Es cierto que para los pacientes hay un rol profesional que llama más la atención, el del especialista en protesis dental, porque le implica más cambios y es un proceso largo… pero no conviene descuidar la importante tarea que lleva a cabo el higienista.

Para ello, es necesario aplicar un enfoque integrado que incluye la evaluación del dentista, el historial clínico del paciente, además de un trato estrecho con él para que aplique las directrices en su vida diaria.

Por ello, es importante que en la relación del higienista dental con el paciente se construya una comunicación eficaz. De esta forma, se mejorará la eficacia y el resultado final; todo ello, gracias a un buen seguimiento, un modelo correcto y ajustado a cada persona.

 

 

Los aspectos que debe cumplir el higienista dental

El higienista debe ocuparse, ante todo, de organizar una estrategia de prevención y cuidado de los dientes, de una correcta sensibilización y de motivación del paciente.

De esta forma, tiene que ser capaz de hablar con los pacientes con el lenguaje más apropiado con tal de que apliquen los procesos. Esto significa que una comunicación puramente clínica, debe adaptarla a un lenguaje estándar, generando así una relación de confianza con cada uno de ellos.

Asimismo, debe también poner en práctica medidas que ayuden al paciente a comprender las implicaciones reales relacionadas con sus problemáticas bucales. Como por ejemplo, la falta de prevención, poca higiene o visitas a la consulta.

Por último, el higienista dental debe ser capaz de contribuir a la correcta salud dental del paciente. Por ello, tiene que cooperar estrechamente con el dentista, inmediatamente después de todas aquellas situaciones que requieren de una intervención más centrada en la higiene. Con ello, se podrá asegurar que se pueda identificar el problema dental y proponer una solución lo antes posible.

¿Te han parecido interesantes estas informaciones? ¿Vas a realizar un curso en higiene dental? ¡Cuéntanos tu experiencia!

Deja un comentario