pivot-circular-bajantes

Las nuevas tecnologías hacia el vertido cero

La tecnología en el sector del tratamiento de aguas está en constante evolución para conseguir el objetivo de obtener el mayor nivel de pureza en el agua de salida y el máximo de secado de los lodos extraídos. Cada vez con más frecuencia nos encontramos con rechazos líquidos concentrados que presentan un complicado tratamiento.

Cuando la tecnología está dispuesta para extraer el agua del flujo residual es cuando podemos empezar a hablar del tan esperado vertido cero, sinónimo de cierre total del ciclo y a recuperación de todo el flujo de agua contaminada.

Para conseguirlo la tecnología dispone de procesos térmicos de alto rendimiento que permiten la evaporación de altas cantidades de agua, además con bajo consumo de energía. Esto permite también recuperar la mayor parte del agua y reutilizarla.

 

agua

 

Evaporadores al vacío

El sector ha desarrollado notablemente los evaporadores al vacío como una tecnología madura. Cabe decir que proceden fundamentalmente del sector de la alimentación, pero que ofrecen unos resultados más que satisfactorios para el tratamiento de aguas.

El funcionamiento es bien sencillo y es aplicable a cualquier proceso de evaporación. Por suerte, la temperatura de ebullición del agua baja mucho en función de la presión a la que esté sometida, por lo que si se consigue una menor presión, menor será también la temperatura necesaria para hacer evaporar el agua.

Los evaporadores son capaces de hacer su labor a 30 – 35 grados, por lo que también se reduce el coste energético gracias a la menor temperatura necesaria. El aporte de calor se puede realizar desde flujos residuales, bombas de calor o mediante la compresión mecánica del vapor.

Sea cual sea el procedimiento, los resultados son espectaculares, llegando a obtener un flujo concentrado, unos resultados de llevar el flujo residual casi hasta el punto de saturación. En algunos casos se puede llegar incluso al residuo seco, teniendo sólo un 5% de agua, utilizando equipos de concentración especiales denominados cristalizadores.

Con esto vemos que los evaporadores al vacío pueden llegar a reducir hasta en un 95% los flujos residuales, una cifra realmente magnífica, además de reducir los costes, algo que atrae a todas las industrias del sector, sobretodo por el ahorro de su gestión. Estos equipos se pueden amortizar incluso en menos de dos años.

Deja un comentario