¿Por qué me duelen las rodillas?

Hay muchos motivos por los que nos pueden doler las rodillas. Y aunque este dolor puede ser algo temporal en alguna ocasión, también nos podemos encontrar ante la terrible situación de que haya llegado para

Hay muchos motivos por los que nos pueden doler las rodillas. Y aunque este dolor puede ser algo temporal en alguna ocasión, también nos podemos encontrar ante la terrible situación de que haya llegado para quedarse. Incluso es posible que necesites ácido hialurónico en rodilla y ni siquiera lo sepas.

En cualquier caso, hoy te desvelamos cuáles son las principales causas de este dolor y cómo ponerle solución.

Tus rodillas chasquean

Si escuchas un chasquido al doblarlas, es porque el líquido que tenemos para lubricarlas y evitar su desgaste tiene una diferencia de presiones en la rodilla; se crean burbujas y, al mover la rodilla, explotan y emiten este sonido. Sólo debes preocuparte si son frecuentes, te provocan dolor o te bloquean la articulación.

Dolor al subir escaleras

Puede tratarse de una condromalacia rotuliana, es decir, que el cartílago de tus rodillas está desgastado. Suele deberse a un uso excesivo de los zapatos de tacón. Para prevenir o aliviar, deberías llevar zapatos con un tacón no superior a 2 ó 3 centímetros de altura.

Rigidez e hinchazón

Si te duele continuamente y tienes la zona hinchada, es posible que tus articulaciones estén desgastadas. Para combatir esto, ejercítalas, pues la musculatura de alrededor no está lo suficientemente fuerte para evitar que tu peso aumente el desgaste. Esta dolencia también suele estar considerada como una artrosis de rodilla, y se empieza a manifestar a partir de los 45 años, por lo general.

Cuesta estirar las piernas

Suele ser debido a un problema de menisco. El sobrepeso puede ser una causa de que te encuentres en esta situación, ya que provoca el aplastamiento de las pequeñas almohadillas que se encuentran entre el cartílago de la tibia y del fémur para amortiguar. Así pues, lo mejor que podrías hacer es perder algunos kilos y ejercitar la zona.

Algunos estudios indican que sólo perdiendo 4 kilos, puedes reducir hasta un 50% el riesgo de padecer artritis en las rodillas. Asimismo, hay que desarrollar la musculatura de la pierna mediante ejercicio. Ambos, nos ayudarán a prevenir y aliviar los distintos dolores de rodillas que podemos sufrir a lo largo de nuestra vida.