Qué debes tener en cuenta a la hora de comprar un coche

  Comprar un coche puede ser una tarea muy complicada, ya que hay muchos modelos en el mercado, y todos debemos hacer la clásica comparativa entre las características que necesitamos en nuestro coche nuevo y

 

Comprar un coche puede ser una tarea muy complicada, ya que hay muchos modelos en el mercado, y todos debemos hacer la clásica comparativa entre las características que necesitamos en nuestro coche nuevo y las que nos ofrecen los nuevos modelos.

 

Para facilitarte un poco la tarea, puedes echar un ojo a los consejos que hemos preparado para ti:

 

Compra en Internet

Comprar un coche en webs como caronline.es es una opción a considerar. Primero, evita por completo la molestia de lidiar con los vendedores. Y segundo, podrías terminar con un precio mucho mejor. Considera esto: un vendedor en la sala de exhibición está tratando de negociar el precio más alto posible, ya que sus comisiones se basan en un porcentaje del precio de venta. Por otro lado, un gerente de ventas por Internet normalmente obtiene un salario fijo y recibe un bono basado en el volumen.

 

Si decides comprar en Internet, igualmente deberías probar el coche y hacer que un mecánico lo revise para asegurarse de que no haya problemas.

 

Compra basada en el precio de compra, no en pagos mensuales

Los concesionarios son conocidos por ofrecer un pago mensual muy atractivo a los compradores potenciales. No te dejes engañar. Si este pago “maravilloso” se adjunta a un préstamo de 72 meses, entonces realmente no es tan atractivo.

 

Asegúrate de negociar siempre en función del precio de compra del coche y no del pago mensual. También asegúrate de conocer el precio de compra “completo” de cualquier coche que compres. Puede haber muchos costes adicionales ocultos que se incluyen en el precio, incluidos varios impuestos, costes de preparación y entrega, etc.

 

Evita la compra impulsiva

Evita la compra por impulso realizando una investigación exhaustiva antes de comprar. Ten en cuenta que comprar un coche por capricho es un esfuerzo arriesgado. Después de que sea demasiado tarde, puedes darte cuenta de que no puedes pagar el coche, o puedes encontrar que su rendimiento simplemente no cumple con tus expectativas.