fobia dental fp higiene bucodental

¿Qué es la fobia dental?

Una “fobia” se define tradicionalmente como “un miedo irracional severo que lleva a evitar la situación, objeto o actividad temida”; sin embargo, la palabra griega “fobia” simplemente significa miedo. La exposición al estímulo temido provoca una respuesta de ansiedad inmediata, que puede tomar la forma de un ataque de pánico.

La fobia causa mucha angustia e impacta en otros aspectos de la vida de la persona, no solo en su salud oral. Esto lo saben bien los estudiantes de fp higiene bucodental, que desde el primer día de prácticas tratan con pacientes asustados. Los fóbicos dentales pasan tanto tiempo pensando en sus dientes, dentistas o situaciones dentales como tratando de no hacerlo.

El Manual Diagnóstico y Estadístico de los Trastornos Mentales (DSM-IV) describe la fobia dental como un “miedo marcado y persistente que es excesivo o irrazonable”. Sin embargo, en los últimos tiempos, se ha constatado que el término “fobia dental” puede ser un nombre inapropiado.

La diferencia entre ansiedad, miedo y fobia

Los términos ansiedad, miedo y fobia a menudo se usan indistintamente; sin embargo, hay marcadas diferencias.

  • La ansiedad dental es una reacción a un peligro desconocido. La ansiedad es extremadamente común, y la mayoría de las personas experimentan algún grado de ansiedad dental, especialmente si están a punto de hacer algo que nunca antes habían experimentado. Básicamente, es un miedo a lo desconocido.
  • El miedo dental es una reacción a un peligro conocido (“Sé lo que el dentista va a hacer, he estado allí, lo he hecho, ¡tengo miedo!”), lo que implica una respuesta de lucha-huida-o-bloqueo cuando se produce un enfrentamiento con el estímulo amenazante.
  • La fobia dental es básicamente lo mismo que el miedo, solo que mucho más fuerte (“Sé lo que sucede cuando voy al dentista; no hay forma de que regrese si puedo evitarlo. Estoy tan aterrado que me siento enfermo”). Además, la respuesta de “luchar o huir” se produce cuando se piensa o se recuerda la situación amenazante. Alguien con una fobia dental evitará la atención dental a toda costa hasta que un problema físico le obligue o la carga psicológica de la fobia se vuelva tan abrumadora que se vea obligado a tomar medidas para huir de sus miedos.