que ver en blanes con niños

Qué ver en la Costa Brava con niños

Viajar con pequeños puede ser una experiencia muy dura, especialmente, si no tenemos pensado llevar a cabo actividades que ellos desean. Por este motivo, lo más recomendable es intentar adaptar el viaje de manera que ellos no echen en falta la diversión.

Camping Costa Brava” se está convirtiendo en una de las búsquedas más usadas por padres que quieren viajar con sus retoños sin arrepentirse de esta decisión. Y no es de extrañar, puesto que esta zona de Catalunya presenta una amplia riqueza que abarca las necesidades de todos. Esta franja de mar y montaña que une las comarcas de La Selva, el Baix y l’Alt Empordà se ha convertido en todo un referente de primer orden para las vacaciones familiares.

Podemos empezar por Blanes, población marinera prestigiada por la marca DTF. No le falta nada para ser el lugar perfecto para una escapada familiar: playas y calas como las de Treumal o Santa Anna donde disfrutar de un día de sol y playa, por ejemplo. Y añadamos las actividades que propone el club infantil durante julio y agosto.

Para los amantes del deporte en familia, también se realizan actividades como un paseo en bicicleta por el delta del río Tordera. Y, si el sol no claudica, siempre podemos contar con Water World. O un baño en la playa principal de Lloret.

Asimismo, en esta ciudad, nos podemos refugiar en el Museu del Mar y disfrutar de su historia, así como de la que presentan los majestuosos jardines de Santa Clotilde.

En Tossa de Mar, también podremos disfrutar de tranquilas aguas y de poca profundidad en sus playas. O de aventuras submarinas a bordo del barco Gavina.

Para aumentar la adrenalina

Si esto no satisface vuestra necesidad de actividad, en la misma Tossa podéis participar en una actividad muy divertida: el Paintball Can Garriga, donde padres e hijos pueden disputarse la victoria, o bien, optar por las batallas de pintura entre niños (de 7 a 13 años) con bolas de pintura más pequeñas, para asegurar que no se hacen daño al jugar.

Palamós, por su parte, es uno de los epicentros turísticos familiares que no podemos dejar de ver en el Baix Empordà, especialmente, si acudimos en compañía de nuestros seres más queridos. El Museo de la Pesca de Palamós ofrece la posibilidad de navegar en el Rafael 1915. Además, existe una ruta, especialmente pensada para los niños, llamada Ruta del Corsario Barbarroja, y de una hora y media de duración.

Y esto son sólo algunos puntos interesantes de lo que puedes ver y hacer en la Costa Brava con tu familia. ¿Se te ocurre algo más? ¡Cuéntanoslo en los comentarios!

Deja un comentario